Disco: El Gran Altar

Banda: Ancestro

Sello: Necio Records

Nacionalidad: Peruana

Año: 2017

Calificación: 8.5/10

Escribe: Rafael Valdizán

Cuando se habla de rock pesado, normalmente se esperan sonidos poderosos que explotan y estremecen. Con Ancestro pareciera suceder a la inversa: la banda trujillana tiene la habilidad de tragarse los sonidos, implosionar y remecer desde las entrañas. Es como si tocaran desde el interior de un gran agujero negro.

En El Gran Altar, su segundo disco, el trío formado por Boris Baltodano (bajo), Diego Cartulin (guitarra, percusión y teclados) y Víctor García (batería) eleva una ofrenda ancestral en la que reúne elementos de rock pesado, stoner y blues. Seis canciones (en realidad cinco + una intro) que hacen temblar. Repito, desde adentro, como si un alien incubado bajo la tierra pugnara por salir.

  • Ancestro — El Gran Altar [tapa]

Ancestro CD

Con la excepción de Aguijón, una canción que corre con la misma urgencia que el Motörhead más visceral, las piezas de El Gran Altar son pesadas hasta la muerte y conservan el gen Black Sabbath como la sustancia seminal desde la cual levantan las columnas de roca dura.

Pero Ancestro no se queda en la influencia. Al ser un acto instrumental tiene que potenciar otros aspectos para hacer que no extrañemos una sección vocal. Y es aquí donde el trío va más allá: hay que demolerlo todo con un sonido de ultratumba.

El mejor ejemplo de esto es el riff dominante de Purga/El Gran Altar, que golpea con brutal insistencia, como los clavos de Cristo sobre el madero. El resultado es conmovedor y patibulario. Mientras que Agua Muerta va por el mismo camino, Gallinazos aligera un poco el equipaje e incluye, hacia la mitad, una suerte de fuga de matices tribales que precede a un solo de guitarra lisérgico y bluesero.

Nuevamente, como con su primer disco (El Regreso de los Brujos), pulgar arriba para Ancestro.

Pueden escuchar El Gran Altar en su totalidad AQUÍ.

 

Anuncios