Satánicos Marihuanos

Satánicos Marihuanos

Necio Records, 2017

Perú

Calificación: 7.5/10

Escribe: Rafael Valdizán

Debo admitir que mi acercamiento al primer disco de Satánicos Marihuanos estuvo marcado por una sombra de desconfianza. El nombre de la banda me sonaba a broma. No al nivel de Chabelos pero igual me parecía chongo. Algo satírico o bufo. ¿Cómo podría tomarlos en serio?

Una vez superado el impasse, y aunque aún sigo pensando que es un nombre algo desafortunado para lo que hacen, hay que decir que la música que el trío propone es para ser absolutamente tomada en serio; lo cual confirma, a mi modo de ver este asunto, el desajuste respecto al dni de la banda (pero ese es su rollo y lo mío solo una opinión).

Satánicos Marihuanos es rock pesado a la antigua, stoner, doom, sostenido por marcados riffs de guitarra, con una generosa influencia de Black Sabbath. ¿Qué más serio que eso?

Gabriel Carcelén (guitarra), Andrés Silva (bajo) y Renato Sauri (batería) han apostado por virar de regreso a los primeros años setenta con una batea repleta de municiones de poderoso alcance. Lo dicho: riffs de guitarra bien definidos. Además: oscuros y adrede funestos. Una base rítmica que es roca dura y que arremete como en tropel, y mucha actitud. Van al frente y sin rodeos.

El primer disco de Satánicos Marihuanos ofrece seis pistas. Casi todo es instrumental, con excepción de un segmento en el tema del mismo título que da lugar a una erupción vocal desaforada y casi enloquecida, y otro breve instante en Weed Napalm.

  •  Satánicos Marihuanos — Satánicos Marihuanos
sm cd
El disco de estreno de Satánicos Marihuanos contiene seis canciones y ha sido editado por Necio Records.

La banda alterna momentos muy pesados con otros en los que libera la adrenalina del vértigo y la velocidad, pero siempre manteniendo la oscuridad como telón de fondo y los gruesos acordes de guitarra.

Lo mejor de la placa viene en pistas como Poseído por la luna Troneited. La primera se extiende por más de 11 minutos y ondea entre acelerados compases y tramos pesados (y otros aún más pesados). La segunda se ampara en influencias más cercanas a Led Zeppelin tanto en cadencia inicial como en la naturaleza del riff dominante.

También hay muy buenos momentos en Weed Napalm (el riff de inicio es devastador), Satánicos Marihuanos (de rasgos blues) y en el curso rampante de Stone Pleasure. El disco se cierra con un bonus trackEvil Bong (Live Session @ Eco Studio).

En suma, un debut más que prometedor. El trío tiene un gran arsenal de posibilidades para seguir pisando con fuerza en la escena dura. Debo sí apuntar que la casi total ausencia de voces conspira un poco en contra de los resultados: en ocasiones, y por más que los riffs sean una certera patada en la cara, pareciera que estamos escuchando las bases de una canción y no el producto final. Es lógico, el estilo de la banda no les permite desarrollar muchos matices de sonido. Y ese es un problema.

Quizá en un futuro consideren la posibilidad de contar de nuevo con un vocalista. ¿Sería una mala idea?

Pueden escuchar todo el disco en este enlace.

Anuncios