Título: Bipolar

Artista: Indigo

Sello: Independiente

Año: 2017

Calificación: 7.2/10

Escribe: Oscar Bermeo

Cuando Indigo lanza su disco homónimo (hasta el mes pasado su único álbum) no existía You Tube ni Spotify, y la portabilidad de la escucha musical dependía de cuántos temas Mp3 pudiera cargarse en un discman. Las listas de reproducción no eran entonces una práctica habitual.

Eran tiempos donde la centralidad de la radio, como divulgador y validador de contenidos, no estaba puesta en discusión. Aquel año 2000, tres efectivos temas (“Voces lejanas”, “Soledad” y “Alas humanas”) de Índigo lograron colarse en la programación de las principales emisoras. La repercusión fue tal que derivó en hechos que hoy suenan casi anecdóticos. En varios recuentos radiales de fin de año, “Voces lejanas” aparecía por encima de temas de The Offspring, Madonna o Eminem.

Quizás sin pretenderlo, Indigo fue una banda ‘hitera’. Su temprana disolución no permitió ver si era producto del oportunismo (eran los tiempos de la última ola de mediatización del rock nacional) o una propuesta estética que sabía empatar con los gustos populares de la época. Sólo nos quedamos con esa fotografía.

17 años después, en medio de una dinámica de circulación musical muy distinta al ya lejano 2000, Índigo, reagrupado, lanza “Bipolar”, su nueva producción. El prolongado espacio entre uno y otro disco dificulta notar cierta continuidad en el sonido propuesto. Si bien las influencias continúan marcadas (Soda Stereo, Zoé, The Cure, Depeche Mode), hay también una nueva mirada ‘indie’, que no llega a manifestarse del todo debido a la intención de no salirse de la ruta ya transitada años atrás.

“Demasiado paraíso” es un tema que huele contemporáneo. Otorga una cuota de frescura, un desvío lúdico a una propuesta que en otros momentos prefiere la pulcritud. A su vez, es un lapsus festivo sin traicionar la impronta nostálgica y reflexiva de la lírica del grupo (expresada en ambos discos). Si bien “Días de Radio” recuerda el mejor rockpop noventero, posee matices, como la liberación de guitarras, que la hacen atemporal.

En algunos pasajes la banda prefiere no correr riesgos (sólo el de sonar autoreferencial, al reincidir en un patrón sonoro). A veces priorizar lo conocido suena tentador como ruta para obtener un álbum correcto.

Saludamos la apuesta de Iván Fajardo, Saric y Ricardo Montero a reescribir la historia discográfica del grupo. Y desde ya, advertimos que sería erronéo guiar una comparación entre “Bipolar” y el primer álbum por su repercusión mediática. Las condiciones de circulación son otras.

Puede escuchar el disco completo aquí

Anuncios