Procesión

El Cuarto de Juegos

Independiente, 2017

Perú

Calificación: 9/10

Escribe: Rafael Valdizán

Si hay un género de rock en el Perú que ha tomado la delantera, ese es el indie, con todas las variantes que uno pueda imaginar. Es impresionante la cantidad de buenas bandas surgidas en los últimos años, mientras otros estilos se estancan, o peor, involucionan.

Uno de estos jóvenes proyectos que sorprenden es El Cuarto de Juegos, que encuentra sus fundamentos dentro de las coordenadas indie folk, con acento en la música andina, lo cual —me atrevo a decir— los convierte en pioneros.

Su carta de presentación lleva el nombre de Procesión. Son nueve temas de concepción artesanal, de sonidos esencialmente acústicos, y un marcado sello de nostalgia y melancolía propio de las alturas serranas. Porque detrás de las formas indie subyacen enlaces con géneros como el huaino y la cumbia. De hecho se despachan con una irresistible versión de A los bosques me interno yo, que hemos escuchado en el repertorio de Los Destellos (aunque el tema, originalmente titulado A los bosques, es obra del paceño Alberto Ruiz Lavadenz).

  • El Cuarto de los Juegos — Procesión

Cuarto CD

El estreno de El Cuarto de Juegos es una obra que encuentra su mayor fortaleza en la personalidad que se desprende de todos los temas. Porque si bien hemos hablado del huaino y de la cumbia como aspectos de enlace con las raíces andinas, no todo queda ahí, hay improntas de folclor latinoamericano y folk rock (un tema como Sábado de cenizas nos cuenta una historia como lo haría Bob Dylan o acaso Paul Simon). Incluso encuentro algún influjo caribeño en Querencia.

Lo que quiero decir es que la banda enfrenta las diversidades con los pies bien puestos sobre la tierra y el norte absolutamente definido. Hay un sello particular que se eleva por encima de las particularidades de cada canción y que lo hila todo con precisión quirúrgica. Y ese sello está formado a partir de una voz de timbre muy agradable y el dominio pleno de los instrumentos de cuerda, vientos y percusión. Pero, sobre todo, desde la pericia con la que han logrado entrelazar mundos musicales muy distintos con una madurez admirable y sin mayores inconvenientes.

No hay puntos bajos en el álbum. Cada pista semeja el episodio de una aventura de varias sangres y espacios geográficos, todo revestido con capas de cosecha propia y magistral. Además de las mencionadas, podemos destacar obras como El presagioHasta cuándo y las instrumentales El baile de la policía intergaláctica Procesión.

El Cuarto de Juegos está integrado por los hermanos Manuel, Martín y Tomás del Prado. Sus comienzos nos llevan a 2012, cuando a pedido de su tío, el escritor Santiago del Prado, musicalizaron una obra de este titulada Música para la amistad del aire. Al año siguiente ya asumieron el nombre actual de la banda, que alude a un espacio lúdico y de intimidad familiar. Luego llegaron los demos y, por fin, su primer disco completo que, por cierto, merecería difusión internacional.

Pueden escuchar el disco completo en Spotify:

Anuncios