Escribe: Oscar Bermeo

Por estos días, en distintos portales musicales, vemos listas y viajes al pasado sobre piezas discográficas claves lanzadas dos décadas atrás. Pero no sólo “Ok Computer” (Radiohead), “Urban Hymns” (The Verve), “Nimrod”(Green Day), “Be Here Now” (Oasis) o “Alta Suciedad” (Andrés Calamaro) están de aniversario. 1997 también fue un año activo en la escena nacional. Aplicamos el ejercicio retrospectivo a nuestro circuito y encontramos algunos trabajos locales que posicionaron a ciertas bandas y consagraron a otras.

III – Mar de Copas

Como su nombre lo indica, fue la tercera producción de Mar de Copas. La que masificó definitivamente al grupo. A modo de persistencia, este disco muestra la maduración del tono melancólico y sentido de sus canciones. “Al pasar de las horas”, “LB” y “A Dios” fueron algunos temas que pudieron colarse en las radios. A partir de este álbum, MDC daría el salto comercial para convertirse en un fenómeno mediático.

Los días y las sombras – Voz Propia

El punto más alto en la producción de Voz Propia. En la canción que da nombre al disco encontramos una de las composiciones más bellas del rock peruano. “Adagio” (compuesta por Montaña) y “Éxtasis” (por ‘Boui’ Magán) también nos remiten a la nocturnidad limeña, llena de claroscuros. Un disco que consagró himnos para una generación que se debatía entre la esperanza y el desencanto.

Pasan los días – G3

Al regresar de girar en Argentina junto a Attaque 77, el grupo hardcore punk lanza su segundo álbum. Aquí incluyen nuevas versiones de viejos temas de sus primeras maquetas “Un nuevo enemigo” (1987)  y “En llamas” (1990). Clásicos como “Antisocial” y “De vuelta al rebaño” alcanzan sus formas definitivas. Al año siguiente se editaría una versión argentina de este disco.


Bajo Un Envenenado Cielo Plateado – Dolores Delirio

Después del incuestionable “Cero”, la banda se anima a grabar un disco en vivo. Se destaca la calidad del registro, no usual en el circuito subte de la época. En este álbum incluyen “Juramento”, un tema que se convertiría en uno de los favoritos de sus seguidores. Fue la última producción grabada con el guitarrista Jeffrey Parra, quien fallecería un año después en un accidente automovilístico.


D’mente Común – D’mente común

El nu metal hacía saltar a los jóvenes por esos años y algo de ello encontrábamos en este power trío de Breña. Explosivo, con rapeos directos, el disco debut de D’mente Común fue una cachetada que despertaba reacciones. La cuota funk contribuyó a un sonido propio. D’mente fue uno de los grupos más convocantes y activos de finales de los 90. ¿Quién no pogueó con “I’m Cholo”https://dmentecomun.bandcamp.com/album/dmente-com-n-demo

English Lessons – Futuro Incierto

Uno de los pasos más arriesgados de la banda. “English Lessons” fue una producción lanzada en casette que contenía siete temas, en su mayoría cantadas en inglés. La voz fue grabada por el bajista Jorge ‘Yorch’ Arteaga. El trabajo tuvo una circulación interesante en los fueros punk del exterior.“Break Free” y “Dumb” son dos marcas indelebes de esa etapa.

Metadona EP – Metadona

Una píldora necesaria para la escena rocanrolera y punk de los 90. La esperpéntica voz de Sandra Requena convocaba a sus monstruos cada fin de semana. Este primer EP fue una buena carta de presentación, aunque los escenarios eran los espacios donde se potenciaba el sonido del grupo.“Perder el tiempo” aún hoy retumba en los espíritus adolescentes noventeros. El reencuentro de Metadona es un gran pendiente. 


El Ghetto – El Ghetto

Uno de los mejores recuerdos de los 90. No tuvieron un paso largo pero dejaron una profunda huella. Este disco homónimo (el único que sacaron) viaja con un cargamento de ska, punk y reggae que transmite una atmósfera festiva. El Ghetto era una licuadora de sonidos que invitaba a mover los pies. Considerado de colección, este disco hoy cotiza alto. El Ghetto fue la raíz de futuros grupos como Los Fuckin Sombreros y Suda


Libre – Amén

El disco nace como premio de un concurso de nuevas bandas. Tras alcanzar el sueño de todo músico emergente, Marcello Motta y compañía graban aquí temas que pocos años después se convertirían en ‘hits’ radiales: “Decir adiós”, “Libre”, “Se que tú no estás solo”. Desde el arranque, Amén dejaría en claro que lo suyo era el hard rock y las power ballads. 


Signos e Instrumentos – El Polen

Tras un largo receso (iniciado en 1975) el mítico grupo, considerados pioneros en la fusión a nivel latinoamericano, decide rejuntarse en 1996. Con la madurez y experiencia acumulada, los integrantes de El Polen logran un disco redondo. El sonido eléctrico se hace presente acentuando la mixtura entre el rock y la música andina. Se incluyen poemas musicalizados de Manuel Scorza y Doris Moromisato.

Anuncios