UN MANDATO DIVINO – Latiendo

Varios artistas

Compilado de El Vuelo del Dragón, 2017

Argentina

Calificación: 8.5/10

Escribe: Rafael Valdizán

Este año amaneció con buenas noticias musicales. Entre ellas, el lanzamiento de un compilado de heavy metal iberoamericano denominado Un Mandato Divino. Se trata de una trilogía gestada por el colectivo radial argentino El Vuelo del Dragón y que incluye los discos subtitulados como LatiendoBatallando Venciendo. Y en esta nota vamos a inspeccionar el primer álbum de la serie, donde entre bandas de Argentina, Uruguay, Brasil, España y Guatemala, figuran nuestros compatriotas de Elemento X.

Ya conocíamos de Elemento X. De hecho, hace unos pocos años reseñamos el demo Resurgiré en la columna En CD de la sección Luces del diario El Comercio. La experiencia de escucharlos fue sorprendente, por propuesta, creatividad e interpretación.

  • Reseña en la columna En CD (Sección Luces – Diario El Comercio)

334293_314366885325527_559366406_o.jpg

No hace falta abundar en detalles acerca de la excelente impresión que nos dejó el primer demo de la banda —la reseña es elocuente—. La resonancia de Elemento X como una fuerza indiscutible del metal peruano sobrepasó nuestras fronteras, con absoluta justicia, y ancló, pues, en el compilado de El Vuelo del Dragón. El tema seleccionado para este disco se titula Esperanza, un corte que se inicia con una introducción de cuerdas limpias que luego abre el camino para la explosión de un magistral recorrido a toda velocidad y entre coordenadas neoclásicas.

Los que conocen de power metal, metal neoclásico, speed metal melódico, etcétera, podrían barajar concordancias con algunas bandas referentes de estos estilos, a saber: StratovariusYngwie MalmsteenRhapsodyKamelotInsania, entre otras. Y está bien. Pero Elemento X carga en hombros particularidades e identidad propia, de acuerdo con sus características: la parte vocal —cortesía de Wilmer Paredes— es, sin duda, uno de esos elementos distintivos; agradecemos tremendamente que no sea de aquellos vocalistas chillones y empalagosos. Es sobrio, muy competente y dosifica los graves y agudos consiguiendo el equilibrio deseado. La parte instrumental descansa en músicos que están a la altura de las demandas: el metal así lo exige.

¿Virtuosismo? Sí. Pero no ese academicismo frío y desangelado que muchas bandas ponen en órbita y que, en su afán de demostrar todo lo que pueden hacer, se olvidan de lo principal: conmover con buenas canciones.

  • Elemento X — Esperanza

 Aparte de la excelente cuota peruana, Un Mandato Divino – Latiendo es una vitrina generosa de bandas y canciones: nada menos que 26 pistas para disfrutar los distintos tipos de metal que se cocinan en los países mencionados al inicio. Si bien predominan las variantes del metal, también podemos apreciar el hard rock directo de los uruguayos de Ácido que aportaron la canción Triunfantesasí como el rock duro, bluesero y callejero de Bampyros (Argentina), quienes nos presentan el corte Muy bien. 

Entre lo más destacado del cartel, podemos mencionar a los argentinos de Edenlord y el frondoso metal sinfónico que proponen en Blood and Fire; a los guatemaltecos de Funeral Art, quienes no se hacen problemas para incorporar vientos y piano —herramientas poco usuales en el metal— para dar vida a La belleza oculta, un híbrido casi imposible de metal sinfónico, gótico y black; a los españoles de In Thousand Lakes, que combinan metal tradicional, de huellas Maiden, y death en el tema True North.

Remecen los argentinos de Abeydon con un estilo de metal duro y a la cara, como es evidente en el corte No estás sola, pista que abre el compilado. Asimismo ocurre con sus compatriotas de Lux In Tenebris, que apuestan por la oscuridad, el peso cavernario y la arremetida de tractor con su tema Prisionera del rencor. Muy bueno también lo de Maverick —igualmente, del país de Maradona— con Freedom is Mine que va y viene entre el poder y la melodía.

Desde España, Ossyris Raven’s Gate proponen dos momentos continuos de alta calidad; los primeros con Montecristo (un ejercicio muy interesante de rock pesado y heavy metal tradicional) y los segundos con Lionheart Doll, más pegado al symphonic y power metal. Y están las buenas intenciones de los argentinos de Lágrima Índigo y su power ballad Dulce mujer y el metal old school de los brasileños de Cassandra 23, con la pista Casdrosvrego. Mientras que Slania (Argentina) —con voz femenina de timbre soprano— nos recuerda a Nightwish (o, si quieren, a Tarja Turunen) con la pista Forbidden. Igualmente, una fémina encabeza el desafío en el grupo argentino Unchain, que cierra el álbum con la rola HDP.

Pueden descargar el disco en este ENLACE

Anuncios