La radio está más cerca de la coima

Se Busca

Cexilia Records, 2016

Perú

Calificación: 8/10

Escribe: Rafael Valdizán

Antes que todo, era Se Busca. Y digo: antes que Eutanasia, antes que Rafo Ráez solista y antes que Rafo Ráez & Los Paranoias. Hablamos de la primera banda del trajinado rockero y antropólogo, formada en 1986 y disuelta tres años después. Treinta años luego del inicio, y gracias al sello Cexilia Records, tenemos en formato de CD diez de las canciones que el trío tenía en su catálogo. Importante: no se trata de grabaciones rescatadas de algún viejo baúl olvidado, sino de nuevos registros de las mismas. Igual no deja de ser una suerte de documento histórico —confiando en lo que explican en el bootleg del disco—: Seleccionamos 10 temas y están igualmente ejecutados que en aquel entonces, pero grabados con la prolijidad de la tecnología actual. Sí, pues, confiamos en que Ráez, Julio Gómez y Max Vera hayan hecho un ejercicio de captura de emociones y vivencias de antaño para plasmar, lo más posible, la vibra de esa Lima agitada, rockera y subte de los años ochenta.

Llama la atención el título del disco, basado en el estribillo de aquel recordado jingle que cantaba: La radio está más cerca de la gente. Y nuevamente vamos al bootleg del CD: Finalmente, queremos dedicarle este disco, con todo nuestro amor, a La Radio, quien en nuestra opinión es la más hipócrita y peor enemiga del Rock Peruano.

Queda clarísimo, entonces, el porqué del título de este compilado: La radio está más cerca de la coima. Ciertamente la gran mayoría de emisoras locales siempre le dio la espalda al material hecho en casa y justifica la dedicatoria. Y si esa era la realidad hace treinta años, hoy es peor: ya ni siquiera hay rock en las radios de Lima (contadas excepciones de por medio). Pero ese ya es un tema mucho más complicado y susceptible de análisis más profundos.

La radio está más cerca de la coima recopila material de Se Busca creado entre los años 1987 y 1989. Aquí encontramos a Rafo Ráez dentro de un trío entregado al punk. Lo interesante del caso es que no era un asunto de tocar tres acordes y dejar salir todo bajo el mandato monolítico que dictaba la vieja escuela del género. Esto, pese al primer surco del disco, ¿¡Así que te gustó!?, así como Hago lo que hago Vieja decadente, que sí exponen esa crudeza old school. Después el viaje ofrece paisajes diversos, como el aire flamenco que envuelve un tema como Meditaciones, la ola dark pop sobre la que navega la canción No, el pop de Tiene que salir y los resortes funk que empinan un corte como La reina de la farsa. 

También resuena El guitarrista en el escenario, de paso cansino y atmósfera gris y retorcida, que bien podría sostener comparaciones con algún arrebato de Nick Cave. En tanto, Himno se erige como uno de los temas más sólidos del disco, con un guiño adicional por demás emotivo: incluye el último registro de Carlos Magán ‘Boui’ (de Voz Propia, lamentablemente desaparecido a inicios de este año) en el bajo.

Fue breve el paso de Se Busca dentro del rock peruano, pero dejó un testamento de actitud y acuciosidad en pos de encontrar un nicho específico dentro de la movida subte local: una banda punk con matices estéticos de apreciada diversidad y con una intención lírica que, si bien idealista y casi naif (propia de músicos por entonces muy jóvenes), develaba todo el ímpetu que años después capitalizaría Rafo Ráez en su ya largo camino en solitario.

Anuncios