Peruvian Stoner vol. 1

Varios artistas

Pentagramario Records, 2016

Perú

Calificación: 9/10

Escribe: Rafael Valdizán

Arriesgado lanzamiento de Pentagramario Records: un primer vistazo panorámico de la movida stoner en nuestro país. Y cuando digo en nuestro país, no exagero. Este primer volumen del compilado Peruvian Stoner no se circunscribe a lo que sucede en Lima, por lo general epicentro del rock peruano. La placa involucra a bandas provenientes de otras regiones del Perú y nos abre ojos y oídos para que dejemos, de una vez por todas, de creer que solo en la capital se cuecen las mejores recetas. Por ejemplo, tenemos a Ancestro, banda trujillana que aparece aquí con el tema Culebra, incluido en su primer disco, el cual lleva por título El regreso de los brujos. El tema seleccionado contiene todos los rasgos esenciales del stoner rock, es un tema muy pesado, cavernario, sin necesidad de voces: el quid está en el peso específico y cataclísmico que lo arrolla todo a su paso. También de Trujillo, Entre Asteroides nos entrega Tzintzum/Left My Mind in Another Land, que, en más de nueve minutos, nos lanza en un viaje interestelar de sonidos psicotrópicos de reminiscencias sesenteras. La banda tiene poco tiempo en circulación y, por ahora, solo ha grabado unos demos. Ojalá pronto tengamos un disco en las tiendas.

Arequipa dice presente con dos agrupaciones: Los Death Monkeys Stonearth. Los primeros entregan el tema Circo perfecto, un dinamitazo de ritmo raudo y de potencia aniquiladora que hace de contrapeso a los cortes más pesados del álbum. Son 2:41 minutos de destrucción: “rompan todo”, pareciera ser el encargo. Son tres los discos que Los Death Monkeys tienen en su haber. En contraparte al vértigo, los Stonearth se mueven a paso de procesión, y un manto negro —legado sabático— envolviendo cada momento del tema Ve a lo profundo. Ellos tienen un EP y un puñado de sencillos que se pueden escuchar en Soundcloud.

Ya en Lima, tenemos a El Jefazo, banda de la que nos hemos ocupado en un post anterior, en relación a su primer disco, de nombre homónimo (pueden leer la reseña AQUÍ). Y están excelentes grupos como CuarzoPradhana y los Dead-End Alley Band, que ya cuentan con dos placas en estudio y una gira por Europa sobre sus espaldas. En Peruvian Stoner vol. 1 ellos contribuyen con el tema Headstone Fortress (live session), una muestra del gran nivel en el que se encuentran: suenan como un Hendrix reinyectado.

Pero por alguna razón que desconozco, luego de haber repasado todo el disco, me he quedado con una canción resonando en mi cabeza hasta ahora mismo que escribo esto. Me refiero a Evil Saint de Sanat Kumara Band, trío integrado por Sandro Torres (bajo y voz), César Echegaray (batería) y Carlos Hidalgo (guitarra). El tema tiene un swing que se pega al oído y no te suelta, estrofas interpretadas con automatismo zombi y un coro solitario que semeja el balbuceo de algún vagabundo en pleno vuelo lisérgico. Además de un intermedio blueseado, enriquecido por sonidos sutiles, antes de explotar en decibeles altos y un alucinado solo de guitarra envuelto en wha-wha, para posteriormente recuperar la atmósfera tenue hasta perderse definitivamente como el ocaso del sol. Excelente.

En resumen, un disco grande. Grande por las propuestas de bandas peruanas que operan desde la oscuridad, bajo el suelo, casi totalmente ignoradas por quienes dicen representar al rock peruano, pero que solo ponen reflectores en lugares conocidos y harto recorridos. Señores, abran los espectros. Peruvian Stoner vol. 1 es un primer paso para hacer un justo ejercicio de valoración de las muy buenas bandas con las que contamos y, probablemente, no lo sabíamos. Esperamos, por cierto, más volúmenes de parte de Pentagamario Records. Golazo de media cancha.

 

Anuncios