Escribe: Francisco Melgar Wong

Pitchfork acaba de publicar una lista con las 200 mejores canciones de los años 70. Dado que no incluyeron ninguna canción en español, presentamos un set de 10 canciones para que quede claro que en nuestro idioma también se hicieron canciones notables.

Escucha esta playlist con los temas mientras lees el ránking: 

“Mediterráneo”, Joan Manuel Serrat (1970)

Cuando grabó esta canción Serrat tenía 27 años, pero su voz parece la de un fantasma que lleva mil años nutriéndose, como bien dice la canción, “del llanto eterno que han vertido cien pueblos de Algeciras a Estambul”. 

“Aparta el corazón de las mangueras”, Veneno (1977)

A medio camino entre una improvisación flamenca y un blues del delta, “Aparta el corazón de las mangueras” tiene algunas de las letras más vulgares y absurdas de la música en español. En esta canción, Kiko Veneno no sólo prefiguró el revival del flamenco que llegaría al final de la década sino también la aparición de bandas punks como La Polla Records. 

“Seminare”, Serú Girán (1978)

Esta canción del supergrupo formado por Oscar Moro, Pedro Aznar, David Lebón y Charly García es la power ballad definitiva de la música rock en español. En concierto solía ser ritual que el público cantase el coro final. 

“Plástico”, Rubén Blades y Willie Colón (1978)

El segundo disco de Rubén Blades y Willie Colón es inteligente no sólo en sus letras sino en sus arreglos. Su canción emblemática, “Plastico”, empieza con un guiño irónico a la música disco que en ese entonces dominaba las listas de éxitos. Por su parte, la letra era una declaración de principios en la que Blades atacaba la frivolidad y el consumismo y llamaba, finalmente, a la unidad latinoamericana.

“El cantante”, Héctor Lavoe (1978)

“El cantante” fue escrita por Blades a la medida de Héctor Lavoe y ayudó a cimentar la leyenda de este último como un personaje donde el talento se daba la mano con la tragedia. Esta imagen de enorme poder icónico acabaría llevando a Lavoe –y a muchos de sus fans- a sumergirse en una larga y oscura noche. 

“Si me dejas ahora”, José José (1978)

Quizás no haya canción que eleve el patetismo al nivel de obra de arte como “Si me dejas ahora”. La interpretación de José José es tan verídica que uno termina con la sensación de que el mexicano estaba usando el tema como un último pedido de ayuda antes de caer en el pozo de la desesperación. 

“Vivir así es morir de amor”, Camilo Sesto (1978)

No hay canción donde alguien sufra con tanta majestuosidad como Camilo Sesto lo hace en “Vivir así es morir de amor”. Cuando entona la palabra “melancolía”, Sesto logra evocar fuerzas espirituales que conducen el amor no correspondido de un plano terrenal a uno cósmico y así termina volviéndolo invencible. 

“Canterurías”, Chabuca Granda (1978)

Grabada con Caitro Soto, Félix Casaverde y el arreglista español Ricardo Miralles, “Canterurías” nos muestra Chabuca Granda en su faceta más experimental, jugando con el lenguaje como nunca lo había hecho ni lo volvería a hacer. Sin lugar a dudas, la canción es uno de los pasajes más evocativos y misteriosos en la historia de la música peruana. 

“Solo le pido a Dios”, Leon Gieco (1978)

La canción emblemática de Leon Gieco se convirtió en un canto de denuncia y resistencia en el momento más aterrador de la dictadura en la Argentina. 

“La leyenda del tiempo”, Camarón de la Isla, (1979)

“La leyenda del tiempo” son cuatro minutos en que el flamenco y el rock progresivo se dieron la mano. Pero, más allá de eso, la majestuosidad alucinada de la letra y la interpretación de Camarón nos llevan a un mundo de ensueño donde uno puede terminar perdiéndose. La canción lo advierte: “el soñaba sobre el tiempo flotando como un velero/nadie puede abrir semilla en el corazón del sueño”. Con todo, Camarón no pudo resistir el llamado del sueño y partió para ya no volver.

Anuncios