Por Francisco Melgar Wong

Con motivo del estreno en salas locales del biopic “Miles Ahead”, le pasamos lista a los 10 discos esenciales de Miles Davis.

“Birth of the Cool”

(Capitol, 1957)

Lanzado como álbum en 1957, “Birth of the Cool” recopila un puñado de grabaciones realizadas entre 1949 y 1950 por un conjunto de nueve músicos liderados por Miles. Estas grabaciones son consideradas un punto de quiebre en el desarrollo del jazz moderno, ya que le abrieron paso a un nuevo estilo, contenido y cerebral, basado en los arreglos y texturas que podían lograrse mediante una orquestación más europea y académica. Estas grabaciones fueron las primeras que Miles hizo junto con el arreglista canadiense Gil Evans.

Temas recomendados: “Move”, “Boplicity”

“Miles Ahead”

(Columbia, 1957)

Casi una década después de haber trabajado juntos por primera vez, Miles se volvió a reunir con Gil Evans para grabar “Miles Ahead”, una suite orquestal para trompeta solista que marcó el inicio de la llamada “tercera corriente” del jazz: una fusión de jazz, música clásica y sonidos del mundo. Si en “The Birth of the Cool” Miles y Evans habían sofisticado el jazz con orquestaciones para un combo de nueve músicos en “Miles Ahead” llevaron el concepto al límite: aquí no hay un puñado de canciones, sino una suite sin interrupciones planificada para oírse de un tirón. Para marcar distancia con la etiqueta de ‘jazz’, Miles decidió no tocar trompeta, sino un fliscorno que aludía claramente a la música europea.

Temas recomendados: “Blues for Pablo”

“Milestones”

(Columbia, 1958)

El primer disco del primer “gran sexteto” de Miles, integrado por John Coltrane, Julian “Cannonball” Adderley, Red Garland, Paul Chambers y Philly Joe Jones. En “Milestones” encontramos un puñado de canciones de tiempos rápidos e inspirada agresividad, que contrastan con la pausada sofisticación orquestal de “Miles Ahead”. Gracias a su inteligente frescura e inmediatez, los solos de trompeta y saxofón que hay en este álbum ya son considerados canónicos por las nuevas generaciones de músicos de jazz.

Temas recomendados: “Straight, No Chaser”, “Milestones”

“Porgy and Bess”

(Columbia, 1959)

En este reinterpretación de la ópera de George Gershwin, Miles Davis y Gil Evans se superaron a sí mismos, alcanzado un nivel de sofisticación orquestal sin precedentes en el mundo del jazz. “Porgy and Bess” es una obra maestra donde se dan la mano la música clásica, el jazz, el blues y el góspel de un modo completamente innovador y, al mismo tiempo, tremendamente emotivo. Gracias a este disco, Davis y Evans fueron elevados a la categoría de “una de las tres duplas más importantes de la historia de la música americana”, junto con Duke Ellington/Billy Strayhorn y Frank Sinatra/Nelson Riddle.

Temas recomendados: “Summertime”, “Gone”, “Prayer (Oh Doctor Jesus)”

“Kind of Blue”

(Columbia, 1959)

El más popular y aclamado de todos los discos de Miles. Tras la salida de Jones y Garland del “primer gran sexteto”, la banda de Miles se renovó con la entrada del baterista Jimmy Cobb y el pianista Bill Evans. Fue justamente Evans, un admirador confeso de los compositores impresionistas como Claude Debussy, quien le dio a las canciones una aproximación armónica más suelta y fluida, para que Miles, Coltrane y Adderley pudieran solear sobre escalas que no se veían restringidas por una sucesión rígida de acordes. El resultado es un disco de intensidades plácidas y altaneras, aunque no libre de drama, como bien lo prueba la agridulce “Flamenco Sketches”.

Temas recomendados: “So What”, “Flamenco Sketches”, “All Blues”

“Sketches of Spain”

(Columbia, 1960)

Inspirada por el segundo movimiento del “Concierto de Aranjuez” del compositor español Joaquín Rodrigo, la última gran colaboración de Miles Davis y Gil Evans se convirtió en una exploración de la música folk española a través de los arreglos minimalistas y abstractos de Evans y las despojadas melodías de la trompeta de Miles. Más allá de ser considerado el paradigma de la “tercera corriente” del jazz, “Sketches of Spain” es una de las obras musicales más importantes del siglo XX: en ella conviven el folk mediterráneo, la música de vanguardia europea y el jazz. Junto con “Kind of Blue” y “Porgy and Bess”, “Sketches of Spain” es uno de los mayores logros artísticos de Miles.

Temas recomendados: “Concierto de Aranjuez”, “The Pan Piper”, “Solea”

“Miles Smiles”

(Columbia, 1967)

Quizás la grabación más lograda del “segundo gran quinteto” de Miles, integrado por Wayne Shorter, Herbie Hancock, Ron Carter y Tony Williams. El estilo minimalista, aunque radicalmente intenso de Williams en la batería, le dio un aire abstracto a las canciones de este disco, donde cada nota reverbera con una sencillez perturbadora. “Miles Smiles” ya es considerado un clásico en la discografía de Miles, aunque también ha logrado mantenerse extrañamente vigente entre los músicos de jazz contemporáneo.

Temas recomendados: “Orbits”, “Footprints”

“In a Silent Way”

(Columbia, 1969)

El entramado de “licks” y acordes generado por los tres teclados, tocados por Herbie Hancock, Joe Zawinul y Chick Corea, junto con el ritmo minimalista e insistente de Tony Williams en la batería, hacen de “In a Silent Way” uno de los discos más hipnóticos e introspectivos de todo el catálogo de Miles. En él uno podría encontrar influencias que luego llegarán al krautrock de Neu e incluso a los discos ambient de Brian Eno. Por eso, no es casual que “In a Silent Way” sea uno de los álbumes de Miles que más llegada ha tenido entre los aficionados al rock y a la música electrónica.

Temas recomendados: “Shhhh/Peaceful”

“Bitches Brew”

(Columbia, 1970)

“Bitches Brew” es un disco a medio camino entre el jazz y el rock, con los ritmos de ambos géneros musicales corriendo en paralelo a lo largo de todo la placa. Esta superposición de patrones crea, a la larga, densas capas rítmicas que, tomadas en conjunto, se parecen más a la música india que a cualquier tipo de música occidental. Sin lugar a dudas, “Bitches Brew” es el disco más experimental de toda la discografía de Miles. Un verdadero viaje.

Temas recomendados: “Spanish Key”

“On the Corner”

(Columbia, 1973)

Influenciado por la música de Sly Stone, la vida criminal en los ghettos negros de las grandes ciudades y por la música oriental y de vanguardia, “On the Corner” es el disco más extraño y perturbador de toda la discografía de Miles. El título de un disco de los Spacemen 3 podría resumir el estado de ánimo que reina en sus canciones: “tomando drogas para hacer música para tomar drogas”. No es casual que después de este disco Miles cayera en una de sus etapas vitales más oscuras. Afortunadamente logró recuperarse y volver a los escenarios a comienzos de los años 80.

Temas recomendados: “Black Satin”

Anuncios