Work

Tongo

Perú

Calificación: 6.5/10

Escribe: Francisco Melgar Wong

‘Work’ es la primera canción de Tongo que escucho no sólo para matarme de risa. A diferencia de los temas en inglés que este amondongado personaje ha versionado (‘Angie/Satisfaction’ de los Stones y ‘Lady Bi’ de los Beatles), hay algo en este cover de Rihanna que no es sólo una mera degradación de la versión original. Contra todo pronóstico, gracias a una producción intuitiva, excéntrica y aparentemente involuntaria, Tongo ha logrado que esta popular balada dancehall mute en un engendro musical impredecible e inclasificable.

Recuérdese que la canción original no es más que un tema descolorido y mediano: una improvisación vocal desganada sobre unos beats fríos y poco memorables. Si me lo preguntan, creo que el mayor defecto de la versión de Rihanna es la monótona performance vocal de la barbadense, que al final del día no nos deja más que una sensación de desinterés e indiferencia.

Claro, nada de eso ocurre en la versión de Tongo. Aquí el ritmo no funciona como mero ornamento, sino como una cadencia con historia urbana, muy similar al de los primeros raperos del Bronx. Piénsese, por ejemplo, en los temas más rústicos de Grandmaster Flash como referencia. La versión de Tongo se vuelve todavía más interesante cuando entra la guitarra eléctrica –con una tonalidad que evoca tanto a los Shapis como a Santana- y que no se dedica sólo a gesticularle desagradablemente al oyente (como sí lo hizo, por ejemplo, en la intro de “Angie/Satisfaction”) sino, más bien, a tocar una melodía convencida, con una actitud que, por primera vez en la trayectoria de Tongo, no suena a pura ironía.

En este aspecto puramente instrumental, ‘Work’ ya señala rutas alternativas que Tongo podría tomar si se propone dejar de ser el hazmerreír de la escena musical local.

Por otro lado, la performance vocal de Tongo también merece comentarse. En claro contraste con ‘Angie/Satisfaction’ y ‘Lady Bi’, ‘Work’ nos muestra a un Tongo que no sólo se dedica a balbucear fonemas inadecuados que buscan causar risa o repulsión en el oyente. En esta ocasión el adiposo vocalista se las ha arreglado para cantar y darle un significado distinto a la canción original. Ahí donde Rihanna asume una posición de superioridad y distancia, Tongo hace esfuerzos y piruetas melódicas como si realmente estuviera tratando de comunicarnos algo, aunque su lenguaje primitivo sea incomprensible para los seres humanos. Estas ansias de comunicar y de entablar un diálogo es algo nuevo en la carrera de Tongo, al menos en la carrera del Tongo intérprete de versiones en inglés. En ‘Work’ uno puede oír a un cantante tratando de intercambiar emociones o estados de ánimo. Claro, al oyente puede interesarle un pepino las emociones que Tongo intenta comunicar. Pero ese ya es otro asunto.

Ahora bien, nada de esto hace de ‘Work’ una obra maestra de la música, ni por asomo, pero creo que marca un antes y un después en la carrera de Tongo. En lo personal, nunca antes me había provocado escuchar más su versión que la canción original. Y eso, creo, ya es un avance.

Anuncios