Innermost

Christian Aguirre

Independiente, 2015

Perú

Calificación: 7.6/10

Escribe: Rafael Valdizán

Christian Aguirre es guitarrista y pertenece a la banda arequipeña Chaska, un colectivo que apuesta por combinar el metal extremo y la música andina, con muy buenos resultados (su disco Pururauca, del 2014es el testimonio ineludible de una alquimia aparentemente utópica llevada a un final feliz, a pesar de que mezcla agua y aceite: lo cual demuestra que el lenguaje musical no conoce de imposibles). Bien, Aguirre decidió expresarse por cuenta propia, mediante un EP de cinco pistas al que nombró Innermost y que significa su visión personal de la música. En este primer trabajo en solitario, el músico se desprende por completo de los ropajes que envuelven la estética de Chaska. No hay nada en esta placa que nos ofrezca un hilo conductor hacia lo que propone su banda. En libertad absoluta, Aguirre despliega su propio portafolio en el que, de manera comprensible, la guitarra es la protagonista de la historia.

En este EP, Christian Aguirre no hace alardes, no pide reflectores; dosifica sus virtudes de guitarrista en función de las necesidades de la obra y no de un apetito individualista.

Dicho esto, queda claro que el leit motiv que respalda este trabajo no tiene que ver con apetencias personalistas: no es un manifiesto de virtuosismo per se; no es una exhibición de destreza inalcanzable y egocentrista. No hay opulencias de guitar hero. No es decir: “Soy Steve Vai y te voy a enrostrar todo lo que puedo hacer con mi instrumento, así no te transmita emoción alguna”. De ninguna manera. La razón de ser de Innermost tiene que ver con la idea de diseñar un paisaje pleno de musicalidad y atmósferas, con la legítima opción de mostrar (no demostrar) un abanico de estilos que bien pueden ser parte esencial del bagaje y background de Aguirre. Rock y matices jazzeros que configuran un estilo a la búsqueda de un nicho muy personal (no personalista, repetimos, por si hiciera falta) para este hombre de cuerdas.

Innermost consta de cinco piezas instrumentales que, lejos de exacerbar la pericia individual de Aguirre (que la tiene), conforma una obra de cariz conceptual. Más que cinco canciones aisladas entre sí, el curso de la obra es episódico, donde cada pista es el capitulo de una misma historia. Lo que señala Aguirre es que esta historia es una narración sonora que connota “la corrupción de la mente y la identidad del hombre”. Los cinco temas están entrelazados y se recomienda escucharlos como un conjunto y no de manera aislada. Y es verdad: estamos ante una suerte de suite dividida en cinco partes, lo cual otorga un sello de integridad a la obra. Desde I: The Wolf That Carried the World hasta V: Into the Gossamer, pasando por II: The Stone Forest, III: Changing Colours IV: Anhedonia, el álbum transporta como un solo viaje de sonidos e intenciones connotativas que pintan un paisaje absoluto, un gran cuadro de tonalidades grises y expresivas.

La gran virtud de Innermost está en haber resistido a la tentación del exhibicionismo. Vamos, ¿cuántos guitarristas competentes han lanzado discos que tienen como hoja de ruta la soberbia y el llamado a que todas las luces recaigan sobre ellos y su megalomanía? En este EP, Christian Aguirre no hace alardes, no pide reflectores; dosifica sus virtudes de guitarrista en función de las necesidades de la obra y no de un apetito individualista. Es por eso que Innermost es, antes que nada, una partitura completa y sin piruetas innecesarias. No hay acá muestra alguna de egocentrismo masturbatorio, nada de pirotecnia hueca, sino puro talento al servicio de una obra total, absoluta.

Ojalá Christian Aguirre decida seguir explorando por cuenta propia, a la par de su trabajo dentro de Chaska. Lo mostrado en este EP es un excelente aperitivo.

Anuncios