Testimonios

Kranium

Ogro y Tóxico Records, reedición: 2015 (original: 1999)

Perú

Calificación: 9/10

Escribe: Rafael Valdizán

La semana pasada, en el post sobre Apu Rumi, mencioné a Kranium como uno de los grupos peruanos que reivindicaron las raíces andinas dentro del rock. Inmediatamente después, fui a buscar mi copia de Testimonios con el ánimo de volver a bucear en sus surcos pesados y oscuros, así como en sus evidentes inquietudes tributarias de nuestro glorioso pasado como imperio. Testimonios fue reeditado en el 2015. Es decir, dieciséis años después de su realización original. Y sentí una irrefrenable necesidad de escucharlo otra vez y comentarlo aquí. Pero antes de meternos de lleno en el CD, vale la pena recordar que Kranium es una de las fuerzas más emblemáticas del rock pesado en el Perú, aún cuando sus inicios, a mediados de los ochenta, estuvieron más cercanos a un filo extremo, con sitio para el thrash y el death.

Testimonios está lleno de música formidable, la cual merece ser escuchada de un solo tirón, y en su totalidad.

Testimonios es el primer disco oficial de la banda. Antes, su discografía se había visto limitada a unos cuantos demos. La edición original del álbum correspondió al sello sueco Plasmatica Records y su reedición a las discográficas locales Ogro y Tóxico Records. Y, pese al tiempo transcurrido entre ambos lanzamientos, queda claro que la propuesta de Kranium mantiene una abigarrada vigencia. En parte, gracias a la revaloración del rock pesado en todo el mundo, pero sobre todo en virtud a un estilo propio e independiente, que tiene de heavy, doom, death y stoner, pero también de folk; de folclor andino, incaico. Y, otra vez, cuando las cosas se hacen bien y con el acento colocado en el valor artístico de la música, toda mezcla que pueda parecer forzada o imposible termina siendo no solo natural y armónica, sino también muy provechosa para el buen gusto.

Kranium presenta en Testimonios un bolso de canciones que, en un primer plano, revelan fuertes influencias de Black Sabbath; esto a partir del predominio de cadencias pesadas y de gruesos riffs de guitarra en los que ruge una agobiante oscuridad (y, la cereza encima del pastel, melodías vocales que recogen las señas de Ozzy Osbourne para plantearnos sus propias particularidades). Mas en otros planos surgen los matices que van a desmarcar a Kranium no solo de Sabbath, sino de cualquier otro colectivo: la riqueza instrumental de origen andino desplegada mediante el uso de quenas, zampoñas, charangos, palo de lluvia y percusión autóctona. Y no es que con ellos solo superpongan arbitrariamente texturas de sonido a los demás instrumentos occidentales. Es para resaltar el trabajo de composición que permite que ambas realidades, ancestral y contemporánea, se unan en un magnífico abrazo.

Testimonios está lleno de música formidable, la cual merece ser escuchada de un solo tirón, y en su totalidad. Destacan piezas como Manos cruzadas, No te tortures, la espeluznante El obraje, la sobrecogedora Reencarnación, Envuelto en el silencio y la instrumental Markawasi. El cierre del álbum es con el tema Dos sonrisas, una lágrima, un clásico que dio título al demo que Kranium publicó en 1996. Los créditos de esta obra incluyen a Eloy Arturo (primera guitarra, acústica, palo de lluvia), Mito Espíritu (primera guitarra, acústica, quena, zampoña, charango), su hermano, el siempre recordado Georgy Espíritu —que Dios lo tenga en su gloria— (teclados, efect0s, palo de lluvia, zampoña), Daniel Roncagliolo (voz), Fernando Sánchez (batería) y Javier Álvarez Gil (bajo, quena, charango, zampoña, kartaros, tablas hindúes).

Anuncios