Animal Cerámico

Nicotina es Primavera

Buh Records

Perú/Argentina

Calificación: 8/10

Escribe: Oscar Bermeo Ocaña

Música en plenitud. Un despliegue de sonidos (vientos, cuerdas, percusión) y ruidos que van encadenándose azarosamente es lo que propone el primer trabajo discográfico de Nicotina es Primavera, curioso combo instrumental argentino liderado por el peruano Camilo Ángeles, radicado en Buenos Aires.

Si bien el andamiaje de la propuesta se sostiene en el jazz, durante varios pasajes parecen tomar rutas propias, extraviándose voluntariamente en la disonancia, para volver, minutos después, a una sonoridad descifrable. La propuesta de Nicotina… escapa a los formatos y a la decodificación tradicional. Sus canciones (cuya duración promedio supera los 10 minutos) se establecen en un continuo juego de idas y vueltas, de escape y reafirmaciones, de rupturas y construcciones. Debido a ese vaivén querer emparentarlos con un género específico resulta un ejercicio equívoco.

Nicotina es Primavera rescata el valor de la experimentación sonora en sí misma. Tocar por puro gusto y placer.

Sus canciones son más bien construcciones oníricas. Si cerráramos los ojos seguramente nos transportaríamos a paisajes surreales, a escenarios sin condicionamientos de verosimilitud. Sin embargo, las canciones de “Animal Cerámico” no llegan al desvarío absoluto ya que también leemos algunos guiños conocidos, fragmentos de algo digerible, reconocible y etiquetable. Estas marcas nos tientan en los cinco temas del disco.

Y son ellas las que nos invitan a tratar de ver en las canciones cierta pretensión virtuosista y conceptual (como la que sugiere el rock progresivo), o rapsodias contemporáneas. Sin embargo estas alusiones (o alucinaciones) pueden también ser efecto del embrujo generado por la propuesta. Quizás estemos pateando muy lejos del arco y nos estemos desviando del quid del asunto: Nicotina es Primavera rescata el valor de la experimentación sonora en sí misma. Tocar por puro gusto y placer.

Juan Olivera (trompeta), Violeta García (cello), Camilo Ángeles (flauta y composición), Pía Hernández (piano), Carlos Quebrada (bajo), Nicolás del Águila (batería) y Fermín Merlo (vibráfono) son quienes condimentan este banquete sonoro. Advertimos su poder magnético y riesgo adictivo. Como la nicotina.

Puedes escuchar el disco completo aquí

Anuncios