Cancionero para víctimas de siniestros

Fútbol en la escuela

Perú

Independiente

Calificación: 7.2/10

Escribe: Oscar Bermeo

En la segunda mitad del año pasado, un curioso nombre empezó a saltar en diversas charlas del circuito rockero local. Si bien las primeras interrogantes provenían del particular apelativo, al darle play a los temas de Fútbol en la Escuela, las canciones nos hicieron olvidar ese rasgo anecdótico. La sonoridad lograda parecía no corresponderse con las poco conocidas credenciales y el corto currículo de los integrantes. La joven banda, surgida en Los Olivos, sorprendía trayendo consigo temas compactos, con mucho trabajo encima.

En redes sociales y conciertos medianos las canciones de Fútbol en la Escuela fueron rotando y generando su propio espacio. Siguiendo con esos primeros pasos, la banda se alista para presentar su primer disco “Cancionero para víctimas de siniestros” en formato físico. Es difícil encontrar fisuras en alguna de las 11 canciones de este álbum debut. Si tratamos de buscar referencias cercanas, algunos temas parecieran aproximarnos a las atmósferas que el primer Catervas proponía años atrás.

Fútbol en la Escuela trae un sonido empatado con la cultura Spotify, pero que respeta lo tradicional: riffs, punteos y descargas.

A diferencia de otras propuestas indie, el sintetizador aquí es una herramienta complementaria al poder de las guitarras. Fútbol en la Escuela trae un sonido empatado con la cultura Spotify, pero que respeta lo tradicional: riffs, punteos y descargas. En esa mixtura está su poder.

En su relativa homogeneidad, la propuesta tiene matices: temas como “Navegantes futuristas” o “La mafia” nos sumergen en cápsulas que nos llevan de un lado para otro con cursos impredecibles. Propuestas como “After party” o “Sobre ti” relajan las tensiones bajándole los decibeles y el pulso a la agitación. Pero sobretodo, las canciones tienen esa impronta fresca y atrevida, propia del entusiasmo inicial al pisar el campo de juego.

Tras la sana aparición de este álbum, la ruta de la banda podría debatirse en: dar ciertas concesiones a sonidos cómodos o ahondar en la onda experimental arriesgando entrar en un círculo endogámico. Por lo pronto, este disco es una buena forma de situarse en la zona mixta de ambas corrientes.  Si se inclina por un lado o la otra, el próximo disco lo dirá.

La versión física de “Cancionero para víctimas de siniestros” saldrá a la cancha este mes. Auguramos una pronta llegada a las grandes ligas para estos chicos.

Anuncios