Tourista

Colores Paganos

Perú

Calificación: 7.4/10

Escribe: Oscar Bermeo Ocaña

Cuatro años atrás el EP “Déficit de atención” sacudió el circuito. Si bien varios manifiestos indie ya habían sido lanzados localmente, no se distinguía alguna propuesta decidida a asumir el rol protagónico de esa creciente tripulación.

A punta de temas logrados, empatía escénica (sus shows son verdaderas fiestas) y una inteligente campaña promocional, el combo integrado por Rui Pereira, Sandro Labenita y Genko (antes también por David Acuña) se hizo prontamente del timón del barco.

Tourista es, quizás, el rostro más visible de ese grupo de artistas locales que apuesta también fuera de nuestras fronteras.

Los miembros, tres figuras con un andar musical importante (Comestible, La Forma, Plug Plug, Play Attenchon), volcaron sus experiencias para armar una mixtura sonora que escapa durante buenos ratos a la dependencia electrónica. “Colores paganos”, el primer disco largo de la banda, es eso: una construcción cimentada sobre base de sintetizadores, secuencias, sonidos de 8 bits, pero también con percusión clásica, riffs, punteos y una voz que pareciera guiar la mezcla en cada canción.

Déficit de atención” mostró el lado galopante del grupo. De inicio a fin era un viaje adrenalínico que invitaba a tener los pies sobre el suelo. Y en cierto modo corría el riesgo de perder profundidad sonora en la agitación. En ese sentido, “Colores paganos”, suma atmósferas más templadas, texturas densas y mayores espacios para la experimentación.  Temas como “Campo” o “Un ratón”, inciden en la musicalidad de un conjunto que trabaja como una máquina rítmica eficaz, pero que deja espacios para la improvisación.

Porque a la pulcritud habitual (y ciertas veces impostada) del indie pop, Tourista añade desvíos propios, coqueteando también con ritmos tradicionales (“Caminito”, “Gato por liebre”), texturas industriales y, sobretodo, dejando ver suciedad y simpleza en su ejecución. Los efectos no entran como meros artificios, sino como marcas viscerales del pasado punk de los integrantes.

Tourista es, quizás, el rostro más visible de ese grupo de artistas locales que apuesta también fuera de nuestras fronteras. No le rehúyen al peso comercial (lo han redefinido como una palanca para la profesionalización) y buscan instalar su propuesta en diversas plataformas. El EP fue una buena carta de presentación. Ahora, “Colores Paganos” es la confirmación de un ascenso, pero sobretodo es la afirmación de algo que, cada vez, es más difícil de encontrar: un estilo propio.

Escucha el disco AQUÍ.

Anuncios