Los Olivos

Los Olivos

Perú

Calificación: 8.0/10

Escribe: Francisco Melgar Wong

Juan Pablo Aragón (Pilotocopiloto) y Sandra Villarreal (Registros Akásikos) conforman Los Olivos, un dúo de rock experimental que acaba de poner en circulación 23 canciones, todas breves y en su mayoría instrumentales, que pueden tomarse en conjunto como el álbum debut de esta nueva agrupación de rock local.

A modo de introducción, vale la pena anotar que la otra banda de Juan Pablo, Pilotocopiloto, también es un dúo. La comparación es relevante porque las dos agrupaciones comparten una fuerte influencia del rock alemán de los años 70. La diferencia entre ambas es que Pilotocopiloto puede oírse como una versión local de Neu! (es decir, como un ensamble de ritmos mecánicos y guitarras orgánicas) y Los Olivos se escucha como un descendiente de Rodelius (esto es, como un generador de ambientes delicados y meditativos).

Los Olivos reside en apoyarse menos en el uso avant-garde de los instrumentos como máquinas generadoras de texturas, y más en el uso tradicional de éstos como vehículos melódicos

Aquí vale la pena hacer una aclaración. Para el oyente informado es intuitivo catalogar a Los Olivos bajo la etiqueta de rock experimental local, y, en especial, en el rubro de rock de guitarras procesadas que practicaron bandas como Rayobac y los mismos Pilotocopiloto. Pero la singularidad de Los Olivos reside en apoyarse menos en el uso avant-garde de los instrumentos como máquinas generadoras de texturas, y más en el uso tradicional de éstos como vehículos melódicos. Esta aproximación a los instrumentos musicales –en este caso, a las guitarras eléctricas- señala un derrotero interesante en el rock experimental local, que, como sabemos, y con algunas gloriosas excepciones (los discos más recientes de Zetangas son una prueba de ello), tiende de manera automática al ruidismo y al noise.

Finalmente, si uno escucha de un tirón las 23 canciones que integran “Los Olivos” notará que no existe una gran diferencia estilística entre ellas. Pero si se toman en conjunto, este puñado de composiciones cobra la forma de una suite minimalista, cuyo motivo principal es un estado de ánimo introspectivo y meditativo que se sostiene en las melodías creadas por Sandra y Juan Pablo. Altamente recomendable.

Anuncios