Gaia

“2001 vol. 1: Galaxia”

Independiente, 2015.

Perú

Calificación: 7.5/10

Escribe: Diego Pajares Herrada

El que no arriesga a veces también gana. Me queda clarísimo después de escuchar “Galaxia“, el primer volumen de “2001”, el nuevo disco de Gaia. De los liderados por Michael Spitzer no necesariamente se debe esperar una evolución en cuanto a género, sino una evolución en cuanto a sonido. Desde los tiempos del “Solar de Sara” siempre han apostado por las guitarras melódicas pero contundentes, potenciadas por la muy buena voz de Spitzer. También por los temas en los que predomina la guitarra acústica, con arpegios limpios y cargados de sentimiento. Quizás la cumbre creativa para la banda llegó con “Giroscopios, coordenadas y la fábrica de nubes” (2011), disco en el que tanto lo musical como lo lírico alcanzaron lo más alto en temas como “Apolo”, “Corporación” y “Tourette y Estocolmo”. En “Galaxia”, no toman mayores riesgos, pero el disco funciona. Es el Gaia clásico, con cuatro canciones inéditas que combinan dosis correctas de fuerza (desde lo musical) y sentimiento (desde lo lírico).

Una de las fortalezas de Gaia es que sabe plasmar en el estudio la entrega de su vocalista en el escenario.

Esto queda perfectamente demostrado en el tema que le da nombre al disco, “Galaxia”. La línea melódica de la voz de Spitzer, desgarradora en el coro, contrasta muy bien con los ‘riffs’ de Jorge Álvarez ‘La Roja’ en las estrofas. Una de las fortalezas de Gaia es que sabe plasmar en el estudio la entrega de su vocalista en el escenario. “Capitán Suicida” es una suerte de bisagra que nos lleva a la acústica “Ilusión” -con la cuota de guitarras limpias de la que hablábamos al inicio de este post-. La fórmula se desarrolla como está prevista y el resultado es positivo, sin discusión.

El hit del disco es, sin duda “Fuente de poder”, una canción que ya habíamos escuchado meses antes del lanzamiento del disco. Grabada en México, aprovechando la participación de Gaia en el Festival Vive Latino 2014. Fresca, simple, intensa por momentos, resume a la perfección la línea que sigue la banda.

Quizás el único problema que tenga “Galaxia” es que, al ser prácticamente un EP que forma parte de una serie de más lanzamientos (cuatro en total durante los próximos meses), no termina de ser un trabajo redondo. Puede dar la impresión de que se “rellena” el disco con una versión en vivo del tema “Dínamo” (originalmente incluido en “La teoría de volar”) y una orquestada de “Corporación”. Los EP, al tener una menor cantidad de canciones, suelen poner toda la carne en el asador y aquí no sucede eso, así sean tracks reimaginados.

Lo de “2001”, sin embargo, es una carrera de largo aliento. Habrá que esperar el resto de entregas para tener la imagen completa.

Anuncios